VIVIAN FOX

Osteopatia manos

La Osteopatía

La osteopatía es una medicina manual que toma al cuerpo como un todo.

Se basa en que todos los sistemas del cuerpo están relacionados y por lo tanto los trastornos en un sistema va a afectar el funcionamiento de los otros.

La osteopatía da solución a la causa del problema. Por ejemplo, tratando y corrigiendo el mal funcionamiento del hígado se alivia el dolor del hombro derecho.

Osteopatía ayuda tanto en la curación como en la prevención.

La Osteopatía se basa en 4 principios fundamentales:

La unidad del cuerpo

Todos los sistemas son interdependientes y están relacionados entre sí. Todo el cuerpo responde en su conjunto cuando se altera algún órgano o estructura.

La estructura gobierna la función

La estructura de un órgano, por ejemplo un músculo, gobierna la función que sería doblar el brazo. Pero si este músculo permanece mucho tiempo quieto, sin cumplir su función se altera la estructura del músculo en si (disminuye su nutrición, su tamaño).

La auto curación

El cuerpo humano posee todos los mecanismos para auto curarse. Esto ocurre siempre y cuando se encuentren en equilibrio todas sus estructuras y de este modo defenderse de las enfermedades y curarlas en el momento en que aparezcan.

La ley de la arteria es absoluta

Todos los tejidos del cuerpo deben tener una buena irrigación para así poderse nutrir y oxigenar así como también eliminar correctamente los desechos.
En los sitios en que la irrigación es defectuosa es más fácil que se instale la enfermedad.

Historia de la Osteopatía

Andrew Taylor Still Andrew Taylor Still (Lee County, Virginia, 6 de agosto de 1828- 12 de diciembre de 1917), médico estadounidense, es considerado el padre de la osteopatía.

Es un trabajo suave que, mediante la escucha a través de las manos, se puede localizar dónde está la alteración, el trastorno, el bloqueo en los distintos sistemas del cuerpo y es mediante un tratamiento atento que se puede liberar el sistema afectado.
La osteopatía hace que usted recupere esa fuerza VITAL inherente que se expresa a través de la circulación de los líquidos, (sangre, linfa y líquido cefaloraquídeo).

El objetivo es ofrecer la posibilidad de que esa vitalidad inherente en cada persona, pueda manifestarse. El terapeuta respeta la vitalidad, el ritmo, el tiempo propio del paciente y sin aplicar una fuerza exterior (manipulaciones), y de este modo, ayuda a restablecer la armonía.

El paciente tiene una participación activa, su atención durante el tratamiento y entre las sesiones son esenciales para su mejoría y sobre todo "la toma de conciencia en relación a sus síntomas y en el origen de ellos para el comienzo de su curación"

Andrew Taylor Still nació en Lee County, en el oeste del Estado de Virginia, hijo de un practicante y pastor metodista, del cual heredó una arraigada devoción a Dios, al que solía denominar el Arquitecto. Según cuentan las crónicas, ya mostró interés por la anatomía desde temprana edad. Tras estudiar y servir como aprendiz de su padre, Still se licenció en el estado de Missouri. Posteriormente, a finales de la década de 1860, recibió formación adicional en el Kansas School of Physicians and Surgeons.

Pronto quedó decepcionado de la concepción de la medicina tradicional, que se basaba casi exclusivamente en los fármacos para la curación de las enfermedades, remedios que desde un principio él consideraba tóxicos y nocivos para el organismo debido a sus efectos secundarios.

En 1864 buscó un sistema alternativo y siguió experimentando con otros sistemas y después de algunos años de estudio y práctica, el 22 de junio de 1874 propuso finalmente un nuevo planteamiento de concepción de la salud y la enfermedad, la OSTEOPATÍA.
La participación del sistema osteo muscular era evidente, pero esto no negaba la enorme importancia que Still le concedió a la irrigación sanguínea en las alteraciones de la función, así como al concepto de la inmunidad natural o la capacidad intrínseca del organismo para autorregularse.

Las bases argumentales de la osteopatía muy pronto se revelaron antagónicas de las de la medicina ortodoxa occidental de su época, medicina que desde un principio cuestionó seriamente los planteamientos de Still.

La osteopatía descansa fundamentalmente en los siguientes principios:

  • La estructura gobierna la función: Axioma básico y el más célebre de la osteopatía, viene a significar que toda alteración funcional viene determinada por una alteración estructural. La estructura no sólo es importante, sino que es la clave del tratamiento. Por lo tanto, corrigiendo ésta podremos solucionar la disfunción orgánica.
  • La ley de la arteria: todo desarreglo orgánico y visceral proviene de una mala irrigación sanguínea. En este sentido, proporcionar una buena nutrición al órgano es fundamental para restaurar su fución.
  • La ley del todo: consecuentemente, todos los sistemas del cuerpo dejarían de estar aislados, y su función ya no debería ser estudiada de manera analítica. En vez de ello, estarían interconectados y serían interdependientes.
  • La ley de autocuración del cuerpo: el cuerpo dispone de todos los mecanismos necesarios para la autocuración, sólo hay que ayudarle a restablecer la función normal.

¿Qué problemas puede tratar la osteopatía?

Dolores articulares y musculares contracturas de cuello, espalda, muslos y gemelos
Golpes, caidas
Cicatrices
Operaciones
Dolores postquirúrgicos
Artrosis
Lesiones deportivas esguinces desgarros musculares
Problemas postulares
Problemas digestivos hernias hiatales estreñimiento crónico
Dolores de cabeza y migrañas
Estrés
Problemas emocionales
Depresión
+ ver todos Trastornos de concentración
Mareos y vértigo
Problemas circulatorios
Síndrome de la articulación témporo-mandibular
Bruxismo
Problemas de garganta, nariz y oído
Mareos y vértigos
Problemas en la articulación mandibular
Problemas de regurgitación en lactantes
Problemas de conducta en niños (hiperactivos)
Dolores en el embarazo
Infecciones urinarias a repetición
Incontinencia urinaria
Ciáticas
Cervicobraquialgias
Lordosis escoliosis cifosis que cursan con dolor

Otros problemas que trata la Osteopatía

Alteraciones respiratorias (como bronquitis)
Alteraciones digestivas
Acufenos (percepción de golpes o sonidos en el oído, que no provienen del exterior)
Problemas en la visión (miopía, ojos secos, etc.)
Ronquidos
Colon irritable

Osteopatía para bebés, niños y adolescentes

El nacimiento es un acontecimiento especial para la familia, y es conveniente su evaluación posterior.

El osteópata evalúa en cada uno de sus tratamientos la cabeza del paciente, debido a que la movilidad de los huesos del cráneo y de la circulación de los líquidos muestran el estado de salud.
La cabeza del bebé está expuesta durante el embarazo y especialmente durante el parto, a grandes fuerzas.Con el uso de forceps pueden comprimirse los huesos y disminuir la movilidad. Los movimientos, si bien son micro movimientos, pueden sin embargo, resultar decisivos para las condiciones de presión del cráneo y para el desarrollo sano del sistema nervioso y del niño en general.

Muchos de estos trastornos no serán visibles desde el comienzo, si no que pueden aparecer mucho más tarde en el proceso de desarrollo físico, mental o emocional del niño.

La Osteopatía puede tratar también aquellos trastornos que son consecuencia de un embarazo y un parto difíciles, y de esta manera ayudar favorablemente en el proceso del desarrollo del niño.
Los mecanismos de compensación que el cuerpo ha construido para equilibrar estos trastornos, ya no serán necesarios y el cuerpo tendrá nuevamente mas posibilidades y energía para el despliegue y desarrollo de las fuerza (físicas, mentales y espirituales).

Problemas de conducta en niños (hiperactivos)
Trastornos de concentración
Trastornos de sueño
Trastornos digestivos
Trastornos de la lecto-escritura
Hiperactividad Temperamento flemático, etc
Enfermedades reiteradas de los oídos, nariz o las vías respiratoras
Desvío de la columna vertebral

Síntomas posibles del recién nacido:

Bebes que lloran, vomitan
Problemas de regurgitación en lactantes
Forma llamativa de la cabeza (ej: asimetrías)
Una oreja más despegada o más baja que la otra.
Un ojo más pequeño que el otro
Trastornos de deglución o respiratorios
Posturas llamativas de la cabeza o el cuerpo, etc.

También posibles dificultades del parto:

Nacimiento con forceps
Cesárea
Parto múltiple
Tamaño del bebé en relación a la pelvis de la madre

Saber más acerca del

Tratamiento ›